11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 8 de noviembre de 2015

Al Qaida controla Adén tras la intervención saudí

Adén, la ciudad más cosmopolita de Yemen, se ha transformado desde la invasión de tropas saudíes, emiratíes y de otros países. La guerra se ha desplazado, pues, hacia regiones más al interior del país donde los saudíes han quedado empantanados en las provincias de Maarib y Taizz.

Según Reuters, extremistas enmascarados de Al Qaida dominan ahora la ciudad de Adén y han cambiado la fisonomía de la ciudad. El EI ha aparecido también en Yemen.

“Adén está en riesgo de caer en las manos de los grupos extremistas y, si esto ocurre, será un desastre para todos”, dijo un prominente académico yemení, que pidió no ser nombrado.

El presidente fugitivo Abed Rabbo Mansur Hadi ha sido enviado a Adén, pero se haya aislado, no ha conseguido establecer una autoridad y se halla él mismo bajo la protección de las fuerzas saudíes. Él se ha convertido allí en testigo de cómo la ciudad se ha deslizado hacia el caos.

Los militantes de Al Qaida se han visto beneficiados por la ayuda de Arabia Saudí, que buscan utilizarlos contra el Ejército yemení y los combatientes de Ansarulá. Ahora, en un esquema que se ha repetido en otros lugares, como Libia o Iraq, ellos han adquirido fuerza e intentan imponer su visión extremista de las leyes religiosas.

Algunos países temen ahora de que Al Qaida y el EI tomen el control del estratégico Estrecho de Bab el Mandeb, una estratégica vía de agua que separa África de la Península Arábiga y por donde discurre una parte importante del tráfico comercial internacional.

Durante años, Al Qaida en la Península Arábiga ha dominado amplias zonas rurales de Yemen. EEUU ha llevado a cabo una guerra secreta contra el grupo por medio de sus drones. La influencia de Al Qaida se redujo considerablemente debido a la ofensiva lanzada a finales del pasado año y principios de éste por el movimiento huthi Ansarulá, que expulsó a los terroristas de numerosas bases y localidades del sur y este del país. Sin embargo, la intervención saudí ha dado de nuevo alas no sólo a Al Qaida, que ha recibido apoyo militar del régimen wahabí para que luche contra Ansarulá y el Ejército yemení, sino también al EI, que ha aparecido recientemente en el país.

Al Qaida controla ahora la provincia de Hadramaut, en el este del país, incluyendo su capital, la estratégica ciudad portuaria de Mukalla. En las ciudades de Lahej y Abyan los militantes se han negado a entregar a los milicianos pro-Hadi 55 tanques y vehículos blindados y 22 lanzacohetes que poseen.

El EI dio comienzo a sus actividades en Yemen este año en marzo lanzando un ataque suicida contra una mezquita shií en la capital, Sanaa. El atentado causó la muerte a 150 personas.

Source: Agencias