11 personas buscadas por INTERPOL


martes, 1 de diciembre de 2015

Ejército yemení destruye un buque saudí en aguas de Taiz



Buque de guerra saudí.

El Ejército yemení, apoyado por los combatientes del movimiento popular Ansarolá, ha atacado un buque de guerra saudí cerca de las costas del distrito de Al-Mukha, en la provincia suroccidental yemení de Taiz.

"Un misil guiado lanzado por las fuerzas yemeníes impactó contra un buque de guerra saudí en las aguas de Al-Mukha destruyendo el buque", informó el miércoles la televisión yemení Al Masirah.


Un misil guiado lanzado por las fuerzas yemeníes impactó contra un buque de guerra saudí en las aguas de Al-Mukha destruyendo el buque", informó el miércoles la televisión estatal Al Masirah.

La fuente además, indicó que en dicho ataque "otros tres barcos de guerra del régimen saudí fueron destruidos por completo".

No se trata de un caso aislado, ya que, según los informes hasta el momento cinco buques saudíes han sido destruidos en los ataques de las tropas yemeníes.

En otra operación, el Ejército yemení, apoyado por Ansarolá, arrestó a 20 mercenarios saudíes en una carretera entre las provincias de Marib (centro) y Al-Yauf (norte).

La agencia local Saba ha informado este jueves que estos mercenarios portaban armas con etiquetas saudíes.


Fuerzas yemeníes celebran una de sus victorias.

El martes, el Ejército yemení repelió una ofensiva de las fuerzas apoyadas por Arabia Saudí contra un cuartel en Taiz, ciudad situada en el suroeste de Yemen, y provocó la muerte de 20 mercenarios e hirió a 70 de ellos.

En marzo, Arabia Saudí emprendió una agresión militar contra Yemen, sin el aval de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), pero con la luz verde de Estados Unidos, en un intento por eliminar de la esfera política al movimiento popular Ansarolá y restaurar en el poder al expresidente prófugo Abu Rabu Mansur Hadi, fiel aliado de Riad.

Desde el inicio de la agresión saudí contra Yemen, al menos 32 mil personas han perdido, en su mayoría civiles, según informó el martes, Stephane Dujarric, portavoz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

mkh/ctl/mrk