11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 18 de octubre de 2015

El espía que desbarató la "Tormenta del Sur". Saudíes y turcos muertos en recientes operaciones militares en Siria

Un antiguo oficial del Ejército sirio que desertó a las filas del Ejército Sirio Libre (ESL) en la provincia de Deraa en 2012 ha vuelto a Damasco después de haber completado su misión de espionaje de tres años para la Inteligencia Militar siria.

El oficial, teniente Hussein Al Ahmad, de la ciudad de Latakia, fue capturado por el ESL en 2012. Él se hizo famoso por desertar públicamente al mencionado grupo rebelde tras su captura. Esto le hizo ganar a Ahmad la aceptación de otros desertores.

Ahmad participó en varias batallas en 2014, incluyendo una en Tal al Harrah, en la parte occidental de la provincia de Deraa. Esto llevó al ESL a nombrarle comandante de las tribus de Deraa.

Él también concedió una entrevista al canal qatarí Al Yazira en su calidad de comandante del ESL.

Sin embargo, el Mando Central del ESL no sabía que Ahmad se estaba comunicando activamente con la Inteligencia de la Fuerza Aérea Siria en Damasco y proporcionándola localizaciones específicas de instalaciones militares del ESL y otros datos de inteligencia que fueron utilizados por la aviación siria en sus bombardeos.

Hace tres días, Ahmad abandonó su nuevo puesto en la Guta Occidental, en Damasco, y volvió a la capital donde fue recibido calurosamente por sus compañeros tras su misión de espionaje de tres años.

Ahmad entró en Damasco conduciendo un vehículo con una ametralladora y llevaba consigo importantes documentos de los grupos militantes en Siria que entregó a la Inteligencia de la Fuerza Aérea a su llegada.

Tratado como un héroe en Damasco, varios medios sirios han publicado ya relatos sobre su peligroso viaje a través de las filas del ESL y su experiencia con la oposición armada siria.

La misión de espionaje del teniente Ahmad ha demostrado ser de valor incalculable para las Fuerzas Armadas sirias que protegen la capital de la provincia de Deraa y podrían haber contribuido a desbaratar los cinco ataques de los grupos terroristas realizados en los pasados meses, que fueron conocidos con el nombre de la Tormenta del Sur y se saldaron con un fracaso para dichos grupos.


Source: Agencias

Saudíes y turcos muertos en recientes operaciones militares en Siria

Varios sitios extremistas han mencionado la muerte de un “antiguo oficial saudí” en la última batalla de Fuaa. Esta localidad, junto con Kefraya, se halla situada en la provincia de Idleb. Estas dos son las únicas localidades shiíes de esta provincia, que se encuentra casi totalmente ocupada desde la pasada primavera por la coalición del Yaish al Fatah (El Ejército de la Conquista), liderado por el Frente al Nusra, la rama siria de Al Qaida.

El ex teniente saudí Sajir al Salmi, formaba parte de los saudíes que viajaron a Siria en los primeros días de la insurrección terrorista contra el gobierno sirio. Él participó en los combates de de Homs y posteriormente se dirigió a Idleb.

Él ayudó al clérigo wahabí saudí, Abdulá al Mahaicini, el actual juez general de la milicia del Ejército de la Conquista, a entrar en Siria.

Se trata de la primera vez que la muerte de un oficial saudí es anunciada. Cabe señalar que los medios árabes controlados por Arabia Saudí siempre habían negado la presencia de militares saudíes en Siria.

Por otro lado, el pasado martes, 34 terroristas takfiris, incluyendo tres turcos, murieron en la provincia de Latakia. Estos terroristas fallecieron en una sola operación en la ciudad de Rabia, al norte de la provincia. Siria ha denunciado en repetidas ocasiones la presencia de agentes de la Inteligencia turca en las filas de los grupos terroristas que actúan en el norte del país.

Los grupos terroristas sirios han sufrido un gran número de bajas desde principios de octubre debido a los ataques aéreos rusos y las subsiguientes ofensivas del Ejército sirio en varios frentes.

Algunos expertos han denunciado la agresión internacional que sufre Siria, en la que participan terroristas de al menos 90 países, incluyendo Europa y EEUU. Tras el inicio de la ofensiva rusa, al menos 600 europeos que luchaban en las filas de los grupos armados habrían regresado a sus países.

Estos extremistas, y en primer lugar los saudíes, tratan de implantar una dictadura wahabí en Siria y exterminar a las minorías religiosas, que siempre han convivido en paz en ese país.
Source: Agencias