11 personas buscadas por INTERPOL


martes, 15 de julio de 2014

Por qué ha fracasado la Operación Roca Sólida israelí contra Gaza

EL FRACASO SIONISTA ES LA VICTORIA DE LA RESISTENCIA


 Por qué ha fracasado la Operación Roca Sólida israelí contra Gaza


Yusuf Fernandez

Si la entidad sionista hubiera sabido lo que le iba a esperar en Gaza probablemente no se habría embarcado en su agresión contra la Franja. Israel no ha podido, en efecto, alcanzar ninguno de sus objetivos políticos y militares a pesar de sus brutales ataques aéreos que habían costado la vida 190 de palestinos y heridas a 1.280 hasta el martes día 15 de Julio.

La masacre de civiles ha servido para dejar constancia una vez más ante el mundo de la crueldad y el genocidio que sufre el pueblo palestino desde la instalación del régimen sionista en su territorio, es decir, desde la Catástrofe (Nakba) de 1948. Esta comprensión, cada vez más extendida, de la naturaleza criminal y la crueldad del régimen israelí -que ha logrado el difícil récord de superar a la del régimen nazi en Alemania o el del apartheid en Sudáfrica- constituye una primera derrota del mismo a nivel mediático que ha sido lograda principalmente gracias a Internet, que ha neutralizado el control que los sionistas ejercen de los grandes medios corporativos.


Sin embargo Israel no ha logrado ninguno de sus objetivos en la guerra de Gaza. El primero y más importante era el de detener la caída de cohetes y misiles en el territorio de la entidad sionista. El segundo, la destrucción de los lugares de almacenaje y reservas de los mismos y el tercero el asesinato de los principales líderes de las facciones de la resistencia palestina.

En lo que se refiere al primer objetivo el fracaso israelí es evidente. La resistencia palestina ha respondido a los bombardeos israelíes contra Gaza mediante el envío ininterrumpido de sus misiles y cohetes desde el inicio del conflicto, tal y como hizo también Hezbolá en la Guerra de Julio de 2006 en el Líbano. La resistencia ha sorprendido además a los israelíes al utilizar misiles con un alcance de hasta 140 kms, lo que sitúa en su radio de acción a toda la zona central de la entidad sionista o Gush Dan, cuyo centro es la ciudad de Tel Aviv y donde se agrupa la mayoría de la población israelí y sus principales recursos económicos. Algunos misiles han caído incluso en la zona de Haifa, al norte de Israel.


Las consecuencias económicas de esto son muy relevantes. La paralización de la actividad por los ataques con cohetes y misiles, que obligan a millones de israelíes a permanecer en los refugios, causa enormes pérdidas a la economía israelí y aleja a los inversores y turistas extranjeros. Es probable, en este sentido, que la campaña de Gaza lleve a la ruina de toda la temporada turística de verano israelí. Algunas fuentes israelíes afirman que las pérdidas económicas derivadas de los ataques con misiles se elevan a 2.500 millones de dólares hasta la fecha. A esto hay que añadir el aspecto psicológico al crear pánico y temor entre los israelíes, muchos de los cuales pueden sentirse inclinados ahora a emigrar en busca de mejores condiciones de vida.


Estos lanzamientos han tenido lugar también a pesar de todos los tipos de vigilancia israelí con aviones, satélites, globos y drones que intentan determinar la localización exacta de los lanzamientos. Los misiles han sido capaces de pasar sin difícultad, salvo unos pocos que habrían sido interceptados, de creer a las fuentes oficiales israelíes, por el sistema Cúpula de Hierro que fue diseñado para abatir cohetes de corto alcance. Esto supone otra muestra clara de la incapacidad de dicho sistema, financiado por EEUU, de frenar los ataques con misiles en especial a la luz de las continuas mejoras técnicas en los misiles palestinos. Cabe señalar aquí también que el coste de los misiles interceptores del sistema es muy superior al de los cohetes que busca interceptar, lo cual hace posible a los palestinos generar una sangría económica para Israel aún con los cohetes más simples.


Israel ha mostrado también su fracaso ante el mundo en lo que se refiere a su cacareada operación terrestre, que no se ha llevado a cabo, lo cual muestra la comprensión por parte del Ejército israelí de que una acción de este tipo conllevaría bajas intolerables en las filas de los soldados sionistas. Los palestinos han mejorado su capacidad militar desde la agresión terrestre israelí de diciembre de 2008 y enero de 2009. En el nuevo arsenal palestino están los misiles antitanques Cornet, que pueden destruir los tanques israelíes Merkava y otros blindados. A ellos hay que añadir trampas explosivas, francotiradores y operaciones de martirio contra los militares israelíes que podrían no limitarse a Gaza sino extenderse a otras partes de la entidad sionista.

Las dos únicas incursiones terrestres israelíes en la costa y el este de Gaza han terminado en sendas emboscadas tendidas por los resistentes palestinos. En el primero de los casos, varios comandos israelíes fueron sorprendidos en la playa y cuatro de ellos resultaron heridos por el fuego de los palestinos y se vieron obligados a huir bajo la cobertura de bombardeos aéreos y navales. Esto demostró la rápida disposición de los palestinos a hacer frente a cualquier intento de infiltración sionista en la Franja.


Los palestinos han usado también drones con cámaras que envían imágenes de forma inmediata y que pueden llevar misiles en sus alas. Algunos de ellos pueden portar hasta 65 kgs de explosivos e impactar directamente contra objetivos como radares, concentraciones de infantería, centros de mando etc. Los resistentes han mostrado también su capacidad en la guerra electrónica hasta el punto de penetrar incluso en el Canal 2 de la televisión israelí y dejar un mensaje en el mismo.

A todo ello hay que añadir un importante fracaso a nivel político. Durante mucho tiempo, el régimen sionista y sus aliados y agentes han llevado a cabo una activa campaña, en cooperación con Arabia Saudí y otras monarquías del Golfo, para fomentar la división confesional entre musulmanes shiíes y sunníes con el fin de favorecer el debilitamiento de los estados árabes e islámicos de la región y asegurar así la hegemonía israelí. Sin embargo, la guerra de Gaza ha supuesto una ocasión propicia para el derrumbe de todo este plan. Es sabido que las capacidades de la resistencia palestina no habrían podido ser desarrolladas sin el apoyo del eje de la resistencia, es decir Irán, Siria y Hezbolá. Por su parte, los wahabíes -ya sean los gobernantes saudíes, los clérigos a sueldo, los medios propagandísticos que utilizan (en especial las cadenas de televisión) y los grupos takfiris han brillado por su ausencia en Gaza. Los clérigos wahabíes, tan dados a lanzar llamamientos al yihad contra otros musulmanes, no han abierto la boca con respecto a la agresión israelí en Gaza. Tampoco los líderes de estos grupos han lanzado llamamientos para combatir a Israel. Todo ellos ha dejado muy claro ante la opinión árabe y musulmana su condición de agentes enemigos del mundo árabe y el musulmán.


Como conclusión, la guerra de Gaza, más allá del sufrimiento y las muertes indiscriminadas que ha causado entre los civiles palestinos y que constituyen el mejor reconocimiento de la impotencia israelí para conseguir sus objetivos reales en el conflicto, llevará al fortalecimiento de la capacidad de disuasión de la resistencia palestina y a un cambio en el equilibrio de poder entre la misma y el régimen sionista. En segundo lugar, cualquier acuerdo para un alto el fuego será realizado en base a los términos de la resistencia palestina, que no aceptará ninguna solución que no incluya la apertura del paso fronterizo de Rafah con Egipto, aspecto éste que supondrá un paso decisivo para el fin del bloqueo de Gaza por primera vez desde 2007. Así lo recoge la reciente propuesta egipcia de alto el fuego.

Source: Sitio de Al Manar en Español

190 muertos en Gaza. Mezquitas y hogar de minusválidos bombardeados


AFP

Los aviones israelíes continúan bombardeando la Franja de Gaza por séptimo día consecutivo. El número de víctimas asciende ya a 190 muertos y más de 1.280 heridos.

Las últimas víctimas de los ataques israelíes fueron un hombre y una mujer el lunes, dijeron fuentes médicas. Ambos fallecieron a causa de las heridas recibidas el domingo, día en que otras ocho personas resultaron muertas.

El domingo por la noche, un ataque aéreo israelí causó la muerte a un hombre de 65 años en la parte sur de la Franja, a un joven de 20 años cerca de la frontera egipcia y a otras dos personas en Jan Yunis, también en el sur. Otro ataque en la ciudad de Yabaliya, en el norte de Gaza, causó la muerte a un niño de 14 años, dijeron los servicios de emergencia.


El sábado, el Ejército israelí mató a 15 personas en un ataque aéreo contra la vivienda del jefe de policía de Gaza, según fuentes médicas palestinas. El ataque fue el más mortífero llevado a cabo desde el inicio de la campaña aérea israelí contra la Franja.

El ataque afectó a las personas que estaban saliendo de una mezquita tras las oraciones del magrib (atardecer), según el portavoz del Ministerio de Sanidad palestino, Ashraf al Kidra. Un centro de rehabilitación y una asociación para minusválidos fueron también atacados.

Tres pacientes y una enfermera murieron al ser bombardeado el centro de rehabilitación mientras que dos personas fallecieron y cuatro resultaron gravemente heridas en el ataque contra un hogar para minusválidos en Beit Lahiya, según AFP.

Una mezquita en Al Nuseirat, en el centro de Gaza, fue también destruida en los ataques nocturnos. Grafiti fue escrito en uno de los muros de la mezquita que decía. “Venceremos a pesr de tu arrogancia, Netanyahu”.

Pozos de agua y alcantarillado


Asimismo, los ataques israelíes están dirigidos a destruir las infraestructuras y crear un desastre humanitario en la zona, como demuestra el hecho de que hayan sido dirigidos contra pozos de agua y sistemas de alcantarillado.

Responsables palestinos dijeron el sábado que los israelíes habían atacado pozos de agua en diferentes partes de la Ciudad de Gaza, dejando a varios miles de familias sin acceso al agua potable. Un oficial de Oxfam dijo este fin de semana que el 90% del agua en Gaza no era potable.

“Los aviones han atacado dos pozos directamente, uno cerca del área de Al Maqusi, densamente poblada, y otro en Al Zaitun. Ambos eran utilizados por unos 7.000 habitantes”, dijo Said al Din Atbash, jefe de las instalaciones de agua de la Municipalidad de Gaza.

Aviones israelíes atacaron también cinco tuberías que suministran agua a los habitantes de Gaza. Cada una de ellas abastece a unos 20.000 residentes, de tal modo que unas 100.000 personas podrían verse afectadas.

El sistema de alcantarillado es también un objetivo. Varios aviones israelíes atacaron estaciones de tratamiento de aguas residuales en el oeste de la Ciudad de Gaza el sábado. Las áreas más afectadas fueron el campo de refugiados de Shati, Tal al Hawa, Sehiy Eylin y la mayoría de distritos occidentales de la ciudad.

Source: AFP