11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 24 de agosto de 2014

Analistas cuestionan la veracidad del video de la decapitación del periodista James Foley por el Estado Islámico


Algunas preguntas que surgen tras la publicación del video de la decapitación del periodista estadounidense James Foley. 

 Uno de los redactores de Infowars.com hace un análisis del video del asesinato del periodista norteamericano. Paul Joseph Watson reseña algunas de las dudas que plantea este video de la decapitación de Foley. Lo primero es la decisión de Youtube (lleno de videos con toda clase de violencia) de cerrar todas las cuentas que reproduzcan el video. 

De hecho el Gobierno de Reino Unido ha dicho textualmente que el mero hecho de visualizar ese video y mucho peor, difundirlo, sería constitutivo de delito según la ley anti-terrorista de ese país. Pero lo más importante es que en realidad no existe ningún video donde se vea la decapitación del periodista estadounidense.

Paul comenta que en el video solo se ven unos primeros momentos en el que el verdugo de Foley empieza a cortar con el cuchillo su garganta y después la imagen se va a negro. Lo siguiente que aparece es una imagen fija del supuesto cuerpo de Foley con su cabeza ya cortada encima.

El comentarista se pregunta: ¿Por qué una organización tan brutal y tan radical como es el Estado Islámico, que se caracteriza por haber publicado videos horrendos de actos violentos contra inocentes, justo ahora, a la hora de publicar un video tan importante y que se esperaría que produjera un shock en la sociedad occidental, va y cortan los fragmentos de la película donde se ve la decapitación en sí? ¿Se han vuelto delicados ahora de repente?

No tiene lógica. La verdad, después de analizarlo detenidamente, no está uno seguro de si es una verdadera decapitación o si se trata de un montaje. Se trata de un video que no tiene nada que ver con los vídeos de decapitaciones reales cometidas por terroristas fundamentalistas islámicos, donde se suele ver a una multitud enardecida y sedienta de sangre, gritando "Allahu Akbar" y otras proclamas islamistas. Videos en los que por supuesto se ven todos y cada uno de los detalles macabros de tal acción, con sangre por todos sitios. Todo esto no se ve en el video de la decapitación del periodista.

Se podría decir que en este caso, el montaje tiene una calidad de Hollywood. El supuesto verdugo habla con un acento muy extraño y actúa de una forma muy forzada, como si fuera un actor rodando una película. La víctima está sorpresivamente tranquila. En el discurso de despedida utiliza algunas palabras que parece que obedezcan a un guión diseñado para llegar al corazón de los americanos (libertad, patria, ejército... no parece muy coherente que una persona que sabe va a morir degollado haga ese discurso). Pero de nuevo, lo más llamativo es que en el momento de la decapitación, el vídeo se pare y ésta no llega a verse (inaudito en esta clase de grabaciones).
No se trata de ser insensibles.

 Por supuesto cualquier persona de bien está con la familia de este periodista y les desea todo el ánimo del mundo para sobrellevar toda esta historia macabra y toda la situación por la que están pasando. Pero esto no cambia que nos hagamos preguntas. Porque no sería la primera vez ni la última que se organizaran eventos previamente preparados y orquestados, videos falsos, montajes fotográficos y otras patrañas, que después se han demostrado que eran falsas, solo para proveer la excusa perfecta para una guerra.

¿Es posible que esto obedezca a una estrategia de manipulación mediática para crear un clima favorable a una nueva intervención en Irak? 

No es de conspiranóicos pensar en esta opción. Es simplemente de personas con inteligencia que se hacen preguntas y se plantean las cosas.

Observaciones en relación con la "decapitación" del "periodista":

01) El asesino no comenzó su discurso con "Bismillahi Rahmani Rahim"

02) No hay bandera negra del Estado Islámico en el vídeo.

03) Foley está demasiado tranquilo para alguien que sabe que está a punto de tener su cabeza cortada

04) No hay grito de "Allahu akbar"

05) "el asesino" tiene un acento de Londres, que justamente tiene la mayor población judía en el Reino Unido.

06) Foley ha sido marginado como un activo de la CIA por el ex agente Scott Rickard lo que explica por qué sigue apareciendo en situaciones de guerra de Estados Unidos.

07) Su familia no parecía molesta por la noticia de su muerte en sus entrevistas de televisión.

08) ¿Desde cuándo ISIS han sido tímidos a la hora de mostrar la decapitación real de sus víctimas?

09) la estructura ósea facial de la cabeza "decapitada" es diferente a Foley mientras permanecía vivo.

10) ¿Cuando ha utilizado alguna vez ISIS efectos gráficos y de audio en sus videos?

11) Recuerde Foley fue capturado y puesto en libertad por Gadaffi, luego se "perdió" en Siria y el Gobierno de Estados Unidos pasó los últimos meses reclamando a Assad por la detención. ¿Ahora se supone que debemos creer que Assad lo entregó a ISIS..?

12) El traje de color naranja. Traje naranja en un pueblo en la zona de guerra…raro. ¿De dónde ISIS consiguió un traje naranja brillante estilo de la cárcel estadounidense? Parece que es un vídeo perfecto para sorprender al público de EEUU y que todos estén de acuerdo con otra guerra.

El vídeo puede ser una completa falsificación para dar justificaciones a la población de EEUU de invadir nuevamente Irak... y también Siria con la excusa de la Lucha Anti-Terrorista (Que ellos mismos financiaron oficialmente "supuestamente son armas para la FSA, pero esas armas acabaron en manos de Al-Nusra y del Estado Islámico".

EL MONTAJE DE LA DECAPITACIÓN

Por Manuel Freytas

Seguramente que nadie verá jamás el cadáver decapitado del periodista estadounidense James Foley. Ni tampoco verá la imagen completa de su decapitación en cámaras. Y no lo verá… porque posiblemente nunca existió. Y solo fue un montaje. Con buena resolución de imagen y diseño cuidadoso de la edición.

El periodista USA arrodillado e impotente, y su ejecutor islámico erguido y amenazando a EEUU y al mundo occidental. Un mensaje hacia dentro y hacia a fuera. Hacia adentro, buscando la adhesión del pueblo norteamericano a la "guerra contraterrorista" de Obama. Hacia afuera, legitimando el accionar de la Casa Blanca en Irak y en todas las zonas de ocupación. La "victima" de origen estadounidense cierra la puesta en escena. Y la conclusión del mensaje es "el terrorismo islámico internacional ataca a EEUU, y EEUU tiene derecho a ejercer su defensa internacional".

Una típica operación mediática de la CIA para promocionar como "gran enemigo de la humanidad" a un grupo terrorista bajo su control. En mayo de 2004, en una metodología calcada de su propio accionar cada vez que sucede un caso de "terrorismo", y que se viene repitiendo desde el 11-S hasta aquí, la Central de Inteligencia Americana (CIA) confirmó que Abu Musab al-Zarqawi, promocionado líder de la red Al Qaeda en Irak, decapitó ante cámara al estadounidense Nicholas Berg.
 A través del video con la ejecución del decapitado estadounidense, la CIA promovió otra "aparición de Al Qaeda" con el objetivo de "neutralizar" o sacar de escena la campaña mediática con fotografías de presos iraquíes torturados que llevó a Bush al más bajo nivel de popularidad de toda su presidencia.

Luego de ese video con la reposición de Al Qaeda en Irak, Bush le ganó la reelección a Kerry en noviembre de 2004. Y las similitudes con el presente no son mera casualidad. Hoy EEUU, con Obama, necesita reposicionar su control sobre Irak y sus redes de producción petrolera. Y como ayer utilizó a Al Qaeda, hoy está utilizando al ejercito terrorista del Estado Islámico (la continuidad de Al Qaeda) como elemento esencial de su nueva estrategia en Irak. En ese escenario el montaje con la decapitación de Foley, es una continuidad en el tiempo de la operación mediática con la ejecución de Berg. Ambos estadounidenses. Ambos fueron ejecutados con túnicas anaranjadas y en situaciones parecidas. Y ambos escenificados como víctimas impotentes del "terrorismo islámico" criminal y sin escrúpulos.

Entre los dos videos, con diez años de diferencia, solo difiere la calidad de la imagen y del sonido, y una puesta en escena mejor cuidada y editada. La CIA se supera en la "artística" y en la comunicación. Al ritmo de la tecnología informática y de las redes sociales. Los objetivos de la acción psicológica son los mismos. Seguir justificando con el "terrorismo islámico" de la CIA a todas las masacres imperiales por conquista de pueblos y de mercados.