11 personas buscadas por INTERPOL


lunes, 12 de noviembre de 2012

Como las Agencias Tratan de Encubrir los Crímenes de los Insurgentes Sirios


La provincia siria de Idleb donde numerosos combates ha tenido lugar recientemente, especialmente en las localidades de Maarat-Noeman y Harem, ha sido escenario de un reportaje de la agencia de noticias Reuters. Este trabajo, realizado la semana pasada, ha recogido algunos asesinatos perpetrados por insurgentes contra quienes apoyan al régimen sirio.

El equipo de televisión de Reuters trabajó in situ y filmó a los milicianos registrando una casa y haciendo salir de ella a un hombre desarmado contra el que tres de ellos abrieron fuego posteriormente con sus Kalashnikov.

Con el fin de reducir la gravedad del crimen, el corresponsal de Reuters dijo que el jefe de la milicia, Bassel Issa, había gritado a sus hombres que se detuvieran sin resultado, y añadió que los milicianos estaban irritados por las acciones de los partidarios de Al-Assad. Más tarde, indicó que el muerto era un oficial del Ejército.

En el mismo contexto, él informó que Issa, que cayó muerto en un combate esta semana, continuó diciendo a sus hombres que existían razones morales para no seguir matando a los soldados prisioneros: “Les digo que es un error desde el punto de vista estratégico, porque obtenemos información manteniéndoles vivos.... Y que no somos nosotros los que deben decidir su destino”, dijo Issa al corresponsal de Reuters. El jefe del grupo armado también manifestó que los dirigentes rebeldes son cada vez más conscientes de la mala publicidad que les genera estas ejecuciones, que dificultan los intentos de la oposición para obtener armas y fondos desde el exterior.

El reportaje, sin embargo, muestra otros cuatro cuerpos de soldados asesinados con un tiro en la cabeza y recuerda que la semana anterior un video publicado en Internet mostró a milicianos disparando contra una fila de soldados alineados a lo largo de un muro.

En el reportaje, la agencia de noticias Reuters parece intentar dejar claras dos ideas: la primera, que los asesinatos van dirigidos contra militares exclusivamente, y la segunda, que no son sistemáticos ni están ordenados por los jefes de los grupos rebeldes, sino que son acciones puntuales fruto del estado de ánimo de unos insurgentes irritados por las acciones del Ejército.

Esto es totalmente falso. Cualquier observador objetivo tiene claro que desde el comienzo de la insurrección, la liquidación de los partidarios del gobierno ha sido una política bien planificada y sistemática.

Numerosos civiles han sido asesinados, a menudo después de haber sido secuestrados y torturados, por la única razón de que apoyan al gobierno y son hostiles a la insurgencia, o incluso por ser familiar de alguno de estos últimos. Cabe citar aquí al hijo del muftí de Siria, el hijo del jefe de un partido, (el Partido Social Nacional Sirio), líderes tribales, profesores universitarios, médicos, deportistas, juristas, profesionales de los medios de comunicación (presentadores, directores y camarógrafos).


También fueron asesinados manifestantes que participaron en concentraciones de apoyo al régimen y que se han pronunciado contra la insurgencia. Un actor sirio-palestino, Ahmad Rafea, fue asimismo asesinado recientemente así como un juez.

Cada vez que se demuestra que un asesinato ha sido cometido por los milicianos del ESL, se publica un comunicado de prensa en el que se atribuye un falso cargo a la víctima. Esto sucedió, por ejemplo, en el caso de Rafea, que fue acusado de llevar un revólver consigo y revelar nombres de actores hostiles al régimen.

http://www.almanar.com.lb/spanish/