11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 28 de abril de 2013

La política de Estados Unidos para contener los radicales en Siria...Ayuda no letal



Washington teme el incremento del poder de los grupos radicales armados

El incremento del poder militar en el campo de batalla en siria de los grupos armados vinculados a la organización Al-Qaeda empieza a preocupar a la Administración de Estados Unidos, al margen del conflicto bélico en Siria, por lo que intenta contener ese incremento.

Convocar a los aliados

Las primeras gestiones efectuadas para conseguir tal objetivo se ven reflejadas en las invitaciones a visitar Estados Unidos durante el mes en curso y el siguiente, enviadas a los líderes de cuatro países regionales relacionados directamente con el conflicto en Siria. Los invitado son el primer ministro turco Rayab Tayeb Ardogan, el Emir de Qatar hamad bin jalifa, que se ha entrevistado con el presidente Barack Obama hace pocos días, el Monarca de Jordania Abdala Segundo y el príncipe heredero de Abu Zhabi Mohamed bin Zaed al Nahian, este último ha conversado con el Obama varios asuntos, incluida la situación en Siria y como combatir el “radicalismo violento”, según expresó la Casa Blanca.

Los funcionarios estadounidenses opinan que las dos naciones vecinas de Siria, Turquía y Jordania, juegan un papel decisivo en el apoyo militar a la oposición armada siria, mientras Qatar y los Emiratos Árabes tienen un rol fundamental en financiar a los grupos armados, de acuerdo a lo que publicó el periódico norteamericano “Wall Street Journal”, que también recoge, de un alto funcionario estadounidense, que “las ayudas militares a los opositores sirios se están incrementando”.

Ayuda no letal

Si bien la Administración de Estados Unidos ha manifestado en más de una ocasión que únicamente está enviando ayudas humanitarias y ayudas “no letales” a la oposición en Siria, el periódico británico “The Guardian” ha revelado que tanto Estados Unidos como Gran Bretaña se esmeran en “fortalecer” a específicos grupos armados en Siria para frenar el avance de otros grupos vinculados con la organización Al-Qaeda en ese país.




Asimismo, otros periódicos occidentales subrayan que Amman, temiendo las repercusiones del conflicto sirio sobre la seguridad interna del Reinado, aceptó recientemente, bajo presión y ofertas, el paso de armas a través de territorio jordano, siempre en beneficio de unos grupos en particular de la oposición siria, y también admitió la instalación en su territorio de campos de entrenamiento militar bajo la supervisión y el control de Estados Unidos, en estos campos se instruirá a los miembros del llamado “ejército libre” y se preparará a sus miembros con el propósito de conseguir cierto “equilibrio” militar frente al poder de los grupos radicales operantes en siria.

El Rey de Jordania cede

La preocupación jordana, coincide en el tiempo con el anuncio de los arrestos efectuados en Turquía de personas sospechosas de reclutar “combatientes” y de facilitar el envío de armas a los grupos radicales de Al-Qaeda en Siria. Estos arrestos han sorprendido a los “observadores”, debido a que hasta ahora el Gobierno Turco se ha manifestado abiertamente a favor de la oposición siria, y ha reconocido prestar apoyo logístico y material a los opositores armados en el país vecino. Los últimos arrestos contradicen la postura adoptada por Ankara durante más de dos años de conflicto.



Washington, de su parte, que hasta hace poco no se “ha preocupado” por las acciones de los grupos radicales vinculados con Al-Qaeda, pese a tener constancia de sus actividades, pero parece que empieza a temer por el “amplio terreno” controlado por el Frente al-Nusra, y de que este grupo se está convirtiendo en el principal jugador en el actual conflicto en Siria, todo ello a costa de las influencias en el campo de batalla de las otras fuerzas de la oposición.

Abdul Naser Fakih/alintiqad.