11 personas buscadas por INTERPOL


martes, 24 de septiembre de 2013

Oposición saudí denuncia el racismo del régimen de los Saúd




La oposición saudí ha estado llevando a cabo actividades de lobby en EEUU para que este país se oponga al racismo en el reino wahabí.

El Instituto para los Asuntos del Golfo ha protestado en contra de la realización de un foro organizado por el gobierno saudí en EEUU a mediados de septiembre. El Instituto señala que el blanco de sus protestas era el viceministro saudí de Exteriores, Abdul Aziz bin Abdulá, hijo del rey y considerado el arquitecto de las políticas de Riad en contra de los tres millones de negros que viven en el país.

“Abdul Aziz Bin Abdulá es el viceministro de Exteriores y él aplica esta política racista contra los negros,” dijo el instituto.

El 16 de septiembre, la familia real saudí organizó un foro económico en Los Angeles, al que acudió Abdul Aziz. El instituto pidió a Washington que presionara a Riad para que ponga fin a la discriminación existente contra los saudíes negros. El instituto pidió a la secretaria de Comercio de EEUU, Penny Pritzker, que utilizara el foro de Los Angeles para hablar en contra del racismo.

“La monarquía saudí prohíbe a los negros desempeñar muchos trabajos, incluyendo los de diplomáticos, jueces, ministros, alcaldes, responsables de seguridad y jefes de departamento”, dijo el Instituto el pasado 16 de septiembre.

“El Ministerio de Asuntos Exteriores prohíbe a los negros desempeñar puestos diplomáticos. Eso es por lo que ninguno de Vds. ha visto nunca a un diplomático saudí negro”, señaló.

El Instituto cita también la ausencia de negros en los medios de comunicación, la educación, y el gobierno.

“La monarquía prohíbe a las mujeres negras aparecer en televisión o trabajar como reporteras”. Los negros también están excluidos de puestos de responsabilidad en los centros educativos, señaló el instituto. “No hay ni un solo director de escuela negro en Arabia Saudí”.

La declaración también cita a Suleiman al Huraisi, un hombre negro de 24 años que fue apaleado hasta la muerte por la policía religiosa saudí. Estos policías le gritaron epítetos racistas mientras le golpeaban. Ellos le acusaron de tener alcohol en su casa en Riad.

“Ninguno de sus asesinos fueron llevados ante la justicia”, dijo el Instituto.

www.worldtribune.com