11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 29 de diciembre de 2013

“Hezbolá es el enemigo más inteligente de Israel”



El jefe de la Brigada Kfir del Ejército israelí, el coronel Asher Ben Lulu, estimó que las próximas guerras de Israel serán las más peligrosas puesto que ellas se caracterizarán por operaciones de guerrilla y otras ofensivas a partir de regiones residenciales, y no se utilizarán tanto las columnas de blindados.

Según él, Hezbolá es el enemigo más inteligente al que hace frente Israel, tanto en lo que respecta a su servicio de inteligencia como a sus métodos y doctrina de combate. Él añade:

“El enemigo, y más particularmente Hezbolá y otras organizaciones enemigas, saben que el Ejército y la aviación israelíes tienen la supremacía en varios campos como la inteligencia, la potencia de fuego, la precisión de los disparos, y la capacidad de maniobra. Por tanto, Hezbolá se dispersará en zonas residenciales y limitará el uso de las telecomunicaciones. Ellos se batirán también a partir de bases subterráneas para neutralizar nuestra supremacía. Esto obligará a Israel a desplegar fuerzas suplementarias en el campo de batalla para tomar el control de localidades y regiones desde las que sean disparados misiles y cohetes.”


“Hezbolá es un enemigo inteligente”, añade el coronel Ben Lulu. “Dispone de una red de túneles subterráneos, de combatientes aguerridos y de medios de combate muy sofisticados. Hamas intenta imitar a Hezbolá, pero no ha alcanzado las mismas capacidades en lo que respecta a los medios militares, combatientes y métodos de combate. Es necesario prepararse para afrontar el peor escenario”, señaló.

El comandante de la Brigada Kfir declaró igualmente que el entrenamiento del Ejército israelí comprende también operaciones de infiltración detrás de las líneas del enemigo para infligirle las pérdidas más duras posible. “Es la infantería la que aporta el valor añadido por su capacidad de llegar a los sitios más inesperados”, concluyó.

Israel sufrió dos duras derrotas a manos de Hezbolá en 2000, cuando se vio obligado a retirarse del Sur del Líbano, tras sufrir cientos de muertos en una guerra de guerrillas que duró casi dos décadas. En 2006, las fuerzas israelíes lanzaron una fallida ofensiva contra el Líbano que no impidió el bombardeo de los asentamientos sionistas por parte de la Resistencia libanesa hasta el último día. Israel teme que en un próximo conflicto decenas de miles de misiles y cohetes caigan sobre su territorio.

Source: Sitios Web