11 personas buscadas por INTERPOL


martes, 4 de marzo de 2014

BAHRÉIN: Oposición de Baréin: Al Jalifa no representa al pueblo. Bareiníes se manifiestan contra ocupación saudí


Oposición de Baréin: Al Jalifa no representa al pueblo



El gobierno de Baréin no cuenta con el apoyo del pueblo, puesto que no fue elegido en un proceso democrático, así declaró el sábado el principal partido opositor del país árabe, Al-Wefaq, mediante un comunicado.

“El gobierno bareiní no fue determinado por el pueblo mas bien fue impuesto y se mantiene en el desde hace 43 años”, indica el texto.

Según Al-Wefaq, el primer ministro bareiní, Sheij bin Salman Al Jalifa, está en el cargo desde 1971, una muestra que lo distingue de otros gobiernos.

“El pueblo bareiní no desempeña papel alguno en la formación de su gobierno, y sus esfuerzos pacíficos para tal fin no han dado resultados, hasta el momento”, agregó.

Denunció también las muertes y detenciones de miles de manifestantes que se levantaron en un intento por lograr cambios pacíficos.

No obstante, añadió que el pueblo seguirá luchando de manera pacífica hasta que se reconozcan sus derechos.

En este sentido, Al-Wefaq censuró la práctica de tortura contra miles de detenidos, lo que ha provocado la muerte de varios de ellos.

Con fecha anterior, el secretario general del partido opositor, el sheij Ali Salman, reveló que el régimen de Al Jalifa había despedido a miles de trabajadores después de que reclamaran sus derechos políticos.

Desde febrero de 2011, Baréin es testigo de movilizaciones antigubernamentales para exigir reformas políticas y el derrocamiento de Al Jalifa.

Fuerzas de Al Jalifa atacan a manifestantes en Baréin




En Baréin se mantiene la represión de las fuerzas del régimen de Al Jalifa contra los manifestantes antigubernamentales. La más reciente se registró este jueves en un pueblo al norte del país árabe.


Los bareiníes salieron a las calles de Al-Daih, para mostrar su ira por la muerte de otro activista en las cárceles de Baréin.

El miércoles, Yafar al-Dirazi, de 22 años de edad, murió en prisión después de ser sometido a actos de tortura y negársele tratamiento médico.

Al-Dirazi, quien fue arrestado a finales del año pasado, es la víctima más reciente de la brutal represión de las fuerzas del régimen de Manama.

En este contexto, el principal partido opositor de Baréin, Al-Wefaq, llamó a celebrar el viernes manifestaciones masivas, para condenar la muerte del activista.

Desde febrero de 2011, Baréin es escenario de manifestaciones casi diarias, que son reprimidas por las fuerzas de seguridad secundadas por las milicias de Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos (EAU), con el apoyo logístico de países occidentales, principalmente de Estados Unidos.

La libertad de los presos políticos, la retirada de las fuerzas saudíes del país y el fin de la monarquía, en el poder desde hace más de 40 años, figuran entre las principales demandas de los manifestantes.

haj/ybm/mrk

‘EEUU, segundo enemigo de bareiníes tras Al Jalifa’



El opositor partido Alianza Nacional Democrática de Baréin repudia el doble rasero de la postura del Gobierno de EE.UU. sobre los asuntos del pueblo y considera a Washington el segundo enemigo de los bareiníes, después del régimen Al Jalifa.

El secretario general de esa agrupación opositora, Fazel Abás, criticó el domingo el informe anual del Departamento de Estado estadounidense sobre la situación de derechos humanos en Baréin, en el que, aunque reconoce la violencia ejercida por el régimen contra los manifestantes, no presiona al Gobierno de Manama a detener sus atrocidades.

El político denunció a EE.UU. por estar involucrado en la brutal represión de los manifestantes bareiníes, a través del envío de armas al régimen dominante de Al Jalifa.

De acuerdo con el dirigente opositor, el Gobierno de EE.UU. solo busca sus propios intereses, como la venta de armas, y no le importa la actitud de las monarquías árabes ante sus naciones.

Aseguró, asimismo, que Washington es capaz de presionar al régimen de Al Jalifa y a su aliado saudí, Al Saud, para que detengan sus acciones sangrientas contra el pueblo, pero no adopta ninguna medida al respecto, por tanto, tachó de inútil, la emisión de tales informes sobre la situación de derechos humanos en Baréin, dijo.

Concluyó con un llamado a Washington para que obligue a su aliado bareiní a cumplir con las demandas de su nación.

En su informe presentado el 27 de febrero, la secretaria de Estado adjunta para derechos humanos de EE.UU., Uzra Zeya, alegó que esa entidad tiene documentos sobre las detenciones arbitrarias de los manifestantes, los malos tratos a los detenidos y la falta de un adecuado proceso en los juicios, entre otros actos de violación de los derechos cometidos por Al Jalifa.

No obstante, la funcionaria no denunció, ni arremetió contra Manama por esas medidas inhumanas, sino que se limitó a instarle a tomar las medidas necesarias para avanzar y proteger los derechos humanos en ese país árabe.

Desde febrero de 2011, Baréin es testigo de movilizaciones antigubernamentales para exigir reformas políticas y el derrocamiento de Al Jalifa.

ftm/ncl/rba

Bareiníes se manifiestan contra ocupación saudí



En Baréin, las fuerzas de seguridad volvieron a atacar con gases lacrimógenos a miles de civiles que se manifestaban contra la presencia de las fuerzas saudíes.


El domingo por la noche, miles de manifestantes se congregaron en distintas ciudades del país exigiendo la liberación de los presos y la retirada de los soldados saudíes del país.

Las marchas, convocadas por el movimiento opositor Tamarod (Rebelión), tuvieron lugar en las localidades de Maameer, Sitra, Hamala y Nuwaidrat.

Ante la brutal respuesta policial, el principal partido opositor del país árabe, Al-Wefaq, ha criticado la represión que practica el régimen de Al Jalifa contra los manifestantes.

El grupo opositor, en un comunicado, advirtió de que habían disparado directamente contra los manifestantes proyectiles de gas lacrimógeno, lo que contraviene los prospectos e instrucciones de uso de las empresas que producen este tipo de proyectiles.

Según un informe emitido por la Asociación de Médicos por Derechos Humanos, 32 civiles bareiníes han perdido la vida por inhalar gases venenosos desde el inicio de protestas en 2011.

En el marzo de 2011, las milicias de Arabia Saudí invadieron Baréin para ayudar a las fuerzas de Al Jalifa a reprimir las protestas antigubernamentales.

La libertad de los presos políticos, la retirada de las fuerzas saudíes del país y el fin de la monarquía, en el poder desde hace más de 40 años, son las principales demandas de los manifestantes.

msh/nii/

Un príncipe de Bahrein lucha en Siria en las filas de un grupo terrorista


Un miembro de la familia real de Bahrein, que estuvo detenido en la prisión estadounidense de Guantánamo, se ha unido a un grupo armado sirio que lucha contra el gobierno.

Sheij Salmán Ibrahim Mohammed Ali al Jalifa fue transferido de Guantánamo a Bahrein en 2005.


El príncipe estudió en la Universidad Imam Muhammad bin Saúd de Riad, desde septiembre de 1999 hasta abril de 2000, señala un informe del diario bahreiní Mirror, que describió la universidad como “la capital del extremismo salafista en Arabia Saudí”.

Un informe de la Fuerza Especial Conjunta de Guantánamo, fechado el 13 de Mayo de 2005, sostiene que Sheij Salmán posee vínculos con los talibanes y con Al Qaida.

Sheij Salman “es un príncipe de la familia real de Bahrein” y “está vinculado al actual rey de Bahrein a través de un bisabuelo”, señala el informe.

Desde Arabia Saudí, en 2000, Sheij Salmán viajó por primera vez a Malasia y luego a Egipto, donde decidió unirse a los talibanes.

El padre de Salmán le envió entonces 5.000 dólares para que pudiera realizar el viaje a Afganistán, señala el informe.

El dinero fue utilizado para hacer un uso ilimitado de una vivienda de tránsito y lograr el acceso al frente de guerra de Afganistán, donde fue capturado.

Source: Agencias

Bahrein: 1.000 días de represión

El vicesecretario general de la Asociación islámica de Al Wefaq, Sheij Hussein al Deihi, ha descrito al pueblo de Bahrein como “resuelto y lleno de confianza” en la justicia de su camino elegido, añadiendo que la revolución está todavía comenzando tras los 1.000 días de la represión lanzada por el régimen de la familia real Al Jalifa, apoyado por Arabia Saudí.

“Quién apueste por el paso del tiempo, perderá”, añadió Deihi en referencia a la actitud de las autoridades de Bahrein, añadiendo que los bahreiníes continuarán sus protestas hasta que alcancen sus objetivos.

La oposición de Bahrein organizó una gran concentración en Manamá durante la cual varias figuras importantes de la misma declararon que, tras los 1.000 días de opresión y torturas del régimen, la revolución pacífica continuará hasta que se logre la libertad y la democracia para el país.

AI denuncia torturas a niños

Por su parte, Amnistía Internacional ha acusado en un informe al régimen de Bahrein de detener y torturar a niños que han tomado parte en las protestas pro-democracia.

“Los niños son detenidos, maltratados y torturados en Bahrein de forma rutinaria”, dijo AI.

El informe señala que muchos niños, algunos de edades tan jóvenes como los 13 años, “fueron golpeados y torturados en centros de detención durante los pasados dos años”.

“Al detener a menores y encerrarlos, las autoridades de Bahrein están demostrando un sobrecogedor desprecio por sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos”, dijo Said Bumeduha, vicedirector para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional.

Por su parte, la organización Médicos por los Derechos Humanos ha señalado que muchos médicos y enfermeras han sido detenidos y torturados y otros han desaparecido en Bahrein porque tenían “evidencias de las atrocidades cometidas por las autoridades y las fuerzas de seguridad de Bahrein” en la represión de las protestas.

Bahrein es sede de la Quinta Flota de EEUU que se halla en el Golfo Pérsico.

Source: Sitios Web