11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 2 de febrero de 2014

Israel amenaza con masacrar a civiles libaneses en la próxima guerra



El jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, Amir Eshel, ha señalado que Israel atacará masivamente áreas civiles y residenciales en la próxima guerra contra el Líbano, que, según él, puede estallar en cualquier momento. Él dijo que tales ataques podrían causar un gran número de víctimas.

Durante la última guerra que Israel lanzó contra el Líbano en 2006 los israelíes mataron a 1.191 civiles, cifra que fue presentada por Israel como extremadamente modesta y una muestra de la “contención” israelí.

Eshel afirma ahora que Hezbolá tiene “miles” de bases en áreas residenciales y dijo que la intención de la Fuerza Aérea Israelí era la de “destruir cada una”, sin que importe el número de civiles muertos.

“Tenemos que actuar agresivamente contra las miles de bases de Hezbolá que amenazan el Estado de Israel y principalmente nuestro interior.” Él citó el Sur del Líbano, Beirut y el Valle de la Bekaa como los lugares donde tales bases se encontrarían.

En la Guerra de Gaza de 2008, Israel bombardeó muchas oficinas políticas o sociales de Hamas considerándolas también “bases”.

Según los analistas, las declaraciones de Eshel parecen ser parte de un esfuerzo de responsables israelíes para preparar a la opinión pública internacional para la muerte de un gran número de civiles en caso de una nueva confrontación con Hezbolá en el Líbano.


Israel afirma también que Hezbolá tiene ahora unos 100.000 misiles y cohetes, es decir 30.000 más que las cifras ofrecidas por las estimaciones oficiales israelíes en 2013. Hezbolá no comenta sus capacidades militares, pero afirma que ellas se han expandido y mejorado desde la victoria en la Guerra de Julio de 2006.

Eshel indicó, en este sentido, que Israel quiere una guerra que sea corta porque “cuanto más dure, más misiles caerán aquí”.

Israel teme también que Hezbolá obtenga armas más avanzadas del arsenal sirio. Preguntado si Israel ha fracasado en detener tales entregas, Eshel dijo: “No creo que sea un fracaso. Creo que Israel tiene una extraordinaria capacidad de disuasión, que no debe ser desacreditada”.

Por su parte, el jefe de la Inteligencia israelí, Afif Kojai, dijo el jueves que existen en la actualidad 170.000 misiles apuntando a Israel desde los estados vecinos y que la amenaza misilística es el mayor peligro al que la entidad sionista hace frente.

Source: Agencias