11 personas buscadas por INTERPOL


lunes, 24 de febrero de 2014

Rusia llama a consultas a su embajador en Ucrania. El Sur y Este de Ucrania, de mayoría pro-rusa, se moviliza contra el golpe



El Ministerio ruso de Asuntos Exteriores confirmó hoy la citación a Moscú de su embajador en Ucrania, Mijail Zurábov, como resultado de la agravación de la situación en el vecino país y para analizar detalladamente las circunstancias actuales.

Se tomó la decisión de convocar a Moscú para consultas al embajador de la Federación de Rusia en Ucrania, destaca un comunicado publicado en la web de la Cancillería.

La víspera, el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, instó a garantizar el cumplimiento del acuerdo entre Víctor Yanukóvich y la oposición que establece las pautas para normalizar la situación de conflicto que provocó más de 80 muertos.

Ahora lo más importante es garantizar el cumplimiento del acuerdo sobre la normalización política (en Ucrania) del 21 de febrero, algo que evita hacer la oposición ucraniana que de hecho se tomó el poder en Kiev, advierte un mensaje de la cancillería rusa.

Denuncia el documento que los opositores al gobierno de Yanukóvich rechazan entregar las armas y continúan apostando por la violencia.

Lavrov subrayó que el entendimiento rubricado el viernes entre Yanukóvich y los líderes de la oposición fue avalado por sus pares de Alemania, Francia y Polonia como garantes.

El representante enviado por el Kremlin, Vladimir Lukin, no firmó ese protocolo porque lo encontró pre elaborado y no quedaba claro el sujeto del acuerdo, según declaró este domingo a la prensa rusa.

Un día después de la firma de los acuerdos del 21 de febrero, con el Parlamento rodeado por la ultranacionalista tropa de choque de la oposición, los legisladores transgredieron sus cláusulas.

Pusieron en vigor sin discusión y sin la firma del jefe de Estado la Constitución de 2004 impuesta durante la revolución naranja con el auspicio de Occidente, y destituyeron al titular del Parlamento y al ministro de Interior.

Ese mismo día, en una declaración televisada, Yanukóvich denunció un golpe de Estado similar al del partido nazi en la Alemania de los años 30, advirtió que trataban de intimidarlo para que renunciara, se negó a firmar su dimisión y se declaró presidente legítimo.

El domingo, por vía express, los diputados transmitieron los poderes presidenciales de Yanukóvich al nuevo titular del Parlamento, Alexander Turchínov, segundo de la ex primera ministra recién excarcelada Yulia Timoshenko, considerado su brazo derecho.

Turchinov en sus primeras declaraciones reconoció la importancia de los vínculos con Rusia y dijo estar preparado para un diálogo con el país vecino "para establecer relaciones amistosas en base de igualdad y el respeto a la elección europea de Ucrania".

En tanto, la asesora de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Susan Rice, negó que lo ocurrido en Ucrania fuera un golpe de Estado, y reiteró que Washington ya no reconoce a Yanukóvich como presidente de ese país.

Source: Diverso

El Sur y Este de Ucrania, de mayoría pro-rusa, se moviliza contra el golpe

Desde el golpe de estado pro-occidental que derrocó al presidente Viktor Yanukovich, se ha producido una movilización de las fuerzas sociales en el Sur y Este de Ucrania, regiones donde una mayoría de la población habla ruso y apoya vínculos más estrechos con Rusia. En algunas regiones, que rechazan la legitimidad del nuevo gobierno fruto de un golpe de estado de la oposición ucraniana, los residentes han pedido armas.

El pasado domingo, la población de la ciudad de Kerch marchó sobre el edificio del gobierno local y colocó la bandera de Rusia en él.

Los manifestantes llevaban pancartas que decían “El fascismo no pasará”. Los ciudadanos de la ciudad son rusoparlantes y mantienen estrechos vínculos con Moscú.

El 22 de febrero, diputados de las regiones del Sur y Este de Ucrania y de la República Autónoma de Crimea celebraron un congreso en Jarkov en el que manifestaron su disposición en asumir el poder en sus regiones hasta que se no se restaure el orden constitucional en Kiev.

Los habitantes de estas regiones rechazan el que los grupos pro-occidentales del oeste del país vayan a ocupar posiciones de poder en sus regiones. En Jarkov, ha sido establecido un campo permanente de la Milicia Popular cuyo propósito es defender la ciudad de los ataques de extremistas anti-rusos.

En Donets se ha producido también una movilización de la población para defender la ciudad. Varios miles de personas han ocupado el edificio de la administración regional.

En Lugansk, tras la citada decisión adoptada por el Congreso de Jarkov, la administración local ha asumido plenos poderes en la ciudad y la región. Se ha organizado una Guardia de Lugansk y se celebró el domingo una manifestación, que estuvo encabezada por el alcalde de la ciudad.

En Odessa una marcha tuvo lugar bajo el eslogan “Odessa sin Maidan” (la plaza de Kiev donde se reunieron los manifestantes pro-occidentales), “Que vergüenza, Kiev” y “Rusia”. La manifestación estuvo organizada por el movimiento denominado “Alternativa Popular” y en ella se pronunciaron eslóganes como “El gobierno nos ha traicionado” y “El pueblo defenderá su ciudad frente a los nazis”.

Por su parte, la Cámara Popular de la ciudad de Sebastopol ha elegido a un nuevo alcalde, el empresario local Alexander Chaly. En un encuentro en el centro de la ciudad, los ciudadanos votaron en favor de dejar de pagar impuestos. Los manifestantes pidieron también a Rusia que vuelva a Crimea.

La creación de una autonomía para estas regiones del Este y Sur ya no parece improbable o incluso, como algunos preconizan, una ruptura en dos del país

Source: Agencias