11 personas buscadas por INTERPOL


miércoles, 26 de febrero de 2014

Polución nuclear de Israel, una amenaza para países árabes




Las actividades de la planta nuclear israelí de Dimona han causado una polución nuclear en las aguas subterráneas de varios países árabes, ha advertido este miércoles un responsable de la Asociación Internacional de Médicos para la Prevención de la Guerra Nuclear, (IPPNW, por sus siglas en inglés).


Según Mahmud Saade, el vicepresidente de IPPNW para Oriente Medio, la contaminación ha alcanzado las aguas subterráneas de países como Libia, Arabia Saudí y Jordania.

En este sentido, ha exigido la reacción inmediata de la comunidad internacional para impedir la emisión de radiaciones de la planta, cuestionada por su bajo nivel de seguridad.

El alto nivel de polución nuclear en las aguas subterráneas de Jordania, conforme a Saade, se debe a los residuos radioactivos que ha enterrado el régimen de Israel en Cisjordania y en el sur de los territorios ocupados palestinos.

Una investigación, llevada a cabo por el Ejército egipcio, puso de relieve que el desierto de Sinaí, en las fronteras que comparte Egipto con territorios ocupados palestinos, se encuentra entre las zonas más afectadas.

El régimen de Tel Aviv que almacena entre 200 y 400 ojivas nucleares, no ha firmado el Tratado de No Proliferación (TNP) ni la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas y, a pesar de su membresía en la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA), nunca ha permitido que sus instalaciones nucleares se sometan a las inspecciones de la Agencia.

msh/ncl/hnb