11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 23 de septiembre de 2012

Diario al-Manar de Jerusalén revela un pacto secreto turco-israelí para fragmentar a la nación árabe

Jerusalén ocupada, SANA 

 El diario palestino de Jerusalén, Al Manar, publicó revelaciones echas por fuentes allegadas turcas, sobre un acuerdo secreto turco-israelí suscrito desde hace varios, a cuya ejecución se ha comprometido el actual gobierno turco, que apunta fragmentar a la nación árabe, e implantar Estados de minorías que establezcan alianzas con Israel. Apoyándose en la misma fuente turca, el diario menciona que dicho pacto explica la hostil política de Turquía hacia la nación árabe y su participación, junto con las fuerzas del odio y la conspiración, en el derrame de la sangre del pueblo sirio.

 Las fuentes que han visto dicho acuerdo secreto, confirmaron que el canciller turco Ahmet Davutoglu, vinculado orgánicamente con los servicios de inteligencia de EE.UU. y estrechamente ligado con los funcionarios sionistas, se encargó de moverse junto con Qatar para ejecutar el plan de fragmentación árabe en todas las formas y maneras, con la participación de algunos poderes y movimientos religiosos, bajo un amparo estadounidense que alega difundir y aplicar los principios de derechos humanos y la democracia, lo cual es una entrada atractiva para aquellos que no son conscientes y no están blindados con la conciencia.

 Las fuentes aluden a las solidas alianzas construidas para derrocar a Siria, pueblo y dirigencia, luego de la incapacidad de las autoridades turcas y qataríes, junto con Arabia Saudita, frente a la fortaleza siria, para que ´el plan de los pequeños Estados no se vaya al traste´.
 En este mismo contexto, y prosiguiendo con la conjura y las operaciones de reclutamiento de mercenarios, y su entrenamiento en campamentos terroristas diversos en Turquía, y las tierras de Najef, Hijjaz y el cacicato de Qatar, fuetes bien allegadas revelaron al diario jerusalemita al-Manar que las autoridades qataríes y sauditas han procedido a publicar anuncios de empleos en los medios de comunicación para trasladar a los que se presentan a campamentos especiales en ambos países, donde se les impone incorporarse a los grupos terroristas armados que practican el terrorismos en los territorios sirios, y les conceden bonos lucrativos.

 Las fuentes informaron al diario que las autoridades qataríes y saudíes hacen firmar a los solicitantes contratos de trabajo con sendas mensualidades, y les dan cedulas de identidad con nombres nuevos y les retiran sus documentos personales, y luego de diez días los trasladan a campamentos de entrenamiento en Turquía, para entrenarlos al uso de las armas sofisticadas y la detonación de explosivos, y elaboración de cargas explosivas.

 Lo que es más, las mismas fuentes aseguran que los solicitantes que rechazan los incentivos financieros saudíes y qataríes son arrestados en centros de detención especiales ubicados en regiones remotas, y que muchos de ellos han muerto a causa del mal y humillante trato que reciben allí. Por otra parte, el diario confirmó, citando fuentes privadas, que un grupo de investigadores especialistas europeos en asuntos del Medio Oriente, llegaron a la conclusión, después de una discusión sobre los acontecimientos que atraviesa la región árabe, de que lo que llaman “la primavera árabe”, tan aplaudida por EE.UU., no ha encontrado solución a los a los fenómenos negativos de sociedad, ni al deterioro de la economía, al impotente desempeño político o el fracaso administrativo de las instituciones vitales de los países afectados por esta ´primavera´. El periódico informó que el seminario realizado por los especialistas europeos criticó, en la conclusión de su labor, la celeridad con que los EE.UU. calificó la situación árabe vigente, de ser “un estado de promoción de la democracia”, haciendo hincapié en que esta caracterización es incorrecta.

 Las recomendaciones de los expertos han advertido que la democracia de la que se habla en los círculos de Estados Unidos, no es más que una dictadura vestida de una túnica islámica, augurando que continuará el conflicto entre los grupos islámicos y los movimientos liberales en diversas formas en estos países, como Egipto, Túnez y Libia.

 Eba Kh.