11 personas buscadas por INTERPOL


domingo, 2 de septiembre de 2012

El papel de un espía saudí mimado por la CIA en Siria

Por el Dr. Ismail Salami

Una personalidad enigmática que periódicamente ha desaparecido de la escena política en diferentes momentos en el tiempo, es el príncipe Bandar bin Sultan, que fue designado como el Director General de la principal agencia de inteligencia de Arabia Saudita el 19 de julio, una cita que tuvo lugar en un momento crítico, es decir, cuando los disturbios en Siria fueron siendo cada vez más graves gracias a la llegada de los rebeldes financiados por Arabia, infiltrados en el suelo sirio.

Conocido como “Bandar Bush” debido a sus estrechos vínculos con ex presidente de EE.UU. George W. Bush, el príncipe-jefe de los espías es ampliamente considerado como una pieza clave en los subterfugios cobardes de la CIA-Mossad en Siria e Irán, y su nombramiento en una posición tan sensible es, desde el punto de vista de la inteligencia, considerado como un paso estratégico para contribuir a la materialización de estos planes siniestros.

El 18 de julio, una explosión sacudió la sede de la Oficina de Seguridad Nacional (NSB) en Damasco y mató al hermano en ley del presidente Bashar al-Assad y al viceministro de Defensa, Gral. Assef Shawkat, el ministro de Defensa, Gral. Daoud Rajiha, ex ministro de Defensa, Hassan Turkomani y al jefe NSB, Hisham Ikhtiar.

El papel de la CIA y el Mossad en los disturbios de Siria se destaca en un artículodel 18 de julio de David Ignatius, que está bien conectado a fuentes de inteligencia, “La CIA ha estado trabajando con la oposición siria durante varias semanas en una directiva no letal que permite a los Estados Unidos evaluar a los grupos y ayudarlos con el mando y control. Decenas de agentes de inteligencia israelíes también están operando a lo largo de la frontera de Siria, a pesar de que mantienen un perfil bajo “.

En vista de la complicada naturaleza de los ataques terroristas, no se puede descartar la posibilidad de que haya operaciones conjuntas de la CIA-Mossad.

Un cable de Wikileaks del 2 de mayo de 2007 detalla cómo el Mossad está contribuyendo con ayuda encubierta a la inteligencia de Arabia Saudita.

“El Mossad está utilizando Nicosia, Chipre, como un centro de tránsito principal en Riad, para asistir a los servicios de inteligencia saudíes con la recogida de información y asesoramiento sobre Irán. Algunas fuentes aseguran que los saudíes están jugando en ambos lados de la valla - con los yihadistas y los israelíes - por temor a que EE.UU. no elija a uno u otro. Varios emprendedores oficiales del Mossad, tanto del pasado como del presente, están haciendo un paquete y venden de todo a Arabia Saudita, desde equipos de seguridad, inteligencia y de consulta. “

Como un jugador principal en la crisis de Siria, el régimen de Riad se informa que ejerce presión sobre Jordania para crear una zona de amortiguamiento de las bandas armadas y grupos que luchan para derrocar al gobierno anti-israelí del presidente Bashar al-Assad. De acuerdo con un informe en el Diario al-Quds al-Arabi, la monarquía saudita persuade a Ammán para unirse en la lucha de la guerra anti Siria, cortando la ayuda financiera al país.

El jefe de los espías de Arabia, Bandar Bin Sultan, tiene la tarea de obligar al reino de Jordania a aceptar ser la sede del ejército libre sirio en su territorio a cambio de ayuda. En línea con este desarrollo, Bandar Bin Sultan se reunió en secreto con la cúpula superior de seguridad de Jordania y las autoridades militares, junto con el príncipe heredero saudí, Salman Abdul Aziz, por el tema.

Arabia Saudita ha estado durante mucho tiempo trabajando en un plan para derrocar al régimen en Siria y sabotear la República Islámica a través de Bandar bin Sultan, quien se desempeñó como embajador de Arabia Saudita en los EE.UU. desde 1983 hasta 2005.

En 2006, Bandar visitó Washington un par de veces, y habló sobre el plan de la administración Bush para una nueva estrategia en el Oriente Medio con el ex vicepresidente Dick Cheney, y el ex asesor de Seguridad Nacional para la Estrategia de Democracia Global de Bush, Elliott Abrams.

Los dos neoconservadores, junto con el príncipe, había hecho un plan diabólicamente meticuloso para lograr cambios en la satisfacción del gobierno de los EE.UU. y el Reino de Arabia Saudita. Parte de su gran plan era provocar cambios de régimen en Siria e Irán e imponer una versión americana de democracia podrida en los dos países. Por su parte, Bandar les había dado garantías de que la monarquía saudí de todo corazón favorecería esta parcela.

Con tal fin, el Reino de Arabia desde entonces ha pasado un diluvio de dólares para llevar a cabo operaciones encubiertas en Irán y Siria con la ayuda de la CIA (Vea The King’s Messenger: Prince Bandar bin Sultan and America’s Tangled Relationship With Saudi Arabia por David B. Ottaway y David B Ottaway p. 257). Con el florecimiento de la primavera árabe en el norte de África y Oriente Medio, a Arabia Saudí le pareció una verdaderamente buena excusa fomentar el malestar en Siria con la ayuda de los elementos de al-Qaeda que se encontraban con facilidad a su disposición, inicuamente atribuido a un nuevo levantamiento popular en la región, y preparando el terreno para un cambio de régimen en Siria.

Bandar Bin Sultan, quien es el arquitecto secreto de esta crisis, reapareció en su nueva habilidad como el superespía de Arabia para llevar a cabo este largamente entretenido plan. En esta causa santa que empezó a defender, lo consideran conveniente, un factor en otras agencias de inteligencia como el Mossad y la CIA, con el fin de asegurarse de que su modus operandi no plantearía ningún tipo de sospechas mayores.

A medida que pasa el tiempo y la situación en Siria se desenvuelve, el papel del satánico príncipe Bandar bin Sultan en atizar el caos en el país devastado por la crisis bajo la égida de la monarquía saudí, se hace más cristalino y se engrosa la trama para derrocar al régimen sirio bajo la bandera de un levantamiento popular emergente.

http://www.hispantv.com/