11 personas buscadas por INTERPOL


miércoles, 9 de octubre de 2013

Bandar bin Sultan podría ser destituido



Arabia Saudí podría destituir al jefe de su servicio de Inteligencia, Bandar bin Sultan, a petición de Washington por tratar de sumergir a EEUU en la crisis siria, señala un informe dado a conocer por Press TV.

La decisión de destituir a Bandar podría venir en forma de un decreto real del rey Abdulá bin Abdul Aziz al Saúd a finales de noviembre, señala el informe que cita fuentes políticas no desveladas en el reino.

El rey y los miembros de la familia real desprecian a Bandar y se hallan irritados por muchas de sus acciones, que han puesto al reino en una posición muy embarazosa.

El 29 de Agosto, un reportaje de Mint Press citó las declaraciones de varios militantes sirios en el suburbio de Guta Oriental, en Damasco, donde tuvo lugar un ataque químico el pasado 21 de Agosto. Ellos dijeron que fue Arabia Saudí la que suministró las armas químicas utilizadas en el ataque a un grupo armado de la oposición.

El informe, del que es coautora la corresponsal de Associated Press en Oriente Medio Dale Gavlak, está basado en entrevistas con médicos, residentes locales y miembros de grupos armados opositores y sus familiares en Guta. En base a todas estas declaraciones, el informe señala que las armas químicas saudíes fueron enviadas por Bandar.

Gavlak recibió amenazas 48 horas después de publicarse la historia. Ella dijo que “las amenazas llegaron de una tercera parte que actuó con toda probabilidad por cuenta de Bandar”.

Bandar fue durante muchos años embajador saudí en Washington, donde se ganó el sobrenombre de “Bandar Bush” por sus estrechos vínculos con el ex presidente estadounidense George W. Bush.

Tras el ataque químico de Guta, EEUU incrementó su retórica belicista contra el gobierno sirio y amenazó con lanzar ataques militares contra Siria después de que la oposición apoyada desde el exterior y los grupos terroristas acusaran a Damasco de haber sido el autor de dicha acción.

Siria, por su parte, negó rotundamente las acusaciones y dijo que el ataque fue llevado a cabo por los grupos takfiris con el fin de provocar una intervención militar externa en Siria.

Source: Press TV