11 personas buscadas por INTERPOL


viernes, 11 de octubre de 2013

Delegados de la ONU piden la destrucción de las armas nucleares de Israel








Este miércoles delegados en las Naciones Unidas discutieron el tema de un Oriente Medio libre de armas de destrucción masiva y pidieron al régimen israelí que firme el Tratado de No Proliferación (TNP).

Los delegados en la sede de la ONU en Nueva York discutieron el martes las perspectivas de lograr un Oriente Medio libre de armas de destrucción masiva.

Durante el encuentro, el director del Departamento sobre Desarme y Seguridad del Ministerio de Exteriores ruso, Mijail Ulyanov, expresó su preocupación por las armas nucleares no declaradas de Israel y dijo que el régimen israelí “debe cooperar” con las instituciones internacionales.

El viceembajador iraní en la ONU, Golam Hossein Dehqani, también pidió medidas más estrictas hacia Tel Aviv para que puedan tener éxito los intentos de la ONU de lograr un Oriente Medio libre de armas de destrucción masiva.

Israel es el único estado que posee armas nucleares en Oriente Medio. Un reciente informe de Jane´s Defense Weekly indicó que la entidad sionista posee 100-300 ojivas nucleares, aunque otras fuentes elevan esta cantidad a 200-400.

El régimen israelí rechaza todos los acuerdos internacionales sobre el tema nuclear, incluyendo el TNP, y se niega a permitir las inspecciones internacionales en sus instalaciones.

Israel no ha firmado el Tratado de No Proliferación sobre armas nucleares ni las Convenciones que prohíben las armas químicas y biológicas.

Según las estimaciones del Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolmo, Israel ha producido 690-950 kgs de plutonio y continúa haciéndolo. Esto permite al país fabricar cada año de 10 a 15 bombas similares a la de Nagasaki.

También produce tritio, un gas radiactivo, con el que fabrica cabezas neutrónicas que provocan una contaminación radiactiva menor, pero muy letal.

Armas químicas y biológicas


Según diferentes informes internacionales, citados por el periódico israelí Haaretz, las armas biológicas y químicas son fabricadas en el Instituto de Investigación Biológica, situado en Ness-Ziona, cerca de Tel Aviv. Este instituto, junto con la Central Nuclear de Dimona, es “una de las instituciones más secretas de Israel” y está bajo la jurisdicción directa del primer ministro.

El mayor secreto rodea la investigación sobre las armas biológicas: bacterias y virus que pueden desencadenar epidemias. Entre ellas están la bacteria de la peste bubónica (la “muerte negra” de la Edad Media) y el virus ébola, contagioso y mortal para el que no se dispone de ninguna terapia. En el instituto también se desarrollan toxinas mortales que han sido utilizadas por el Mossad para asesinar a dirigentes palestinos.

Según recientes informes difundidos por medios occidentales, Arnon Azaryahu, consejero de la ex primera ministra israelí Golda Meir, dijo que Israel estuvo a punto de utilizar en 1973 armas nucleares contra Egipto, a petición de Moshe Dayan, un alto comandante del ejército israelí de la época que atravesaba una situación muy difícil frente al ejército egipcio durante la Guerra de Octubre de 1973.

Source: Periódicos